Día 1: Explorando el centro de Lisboa

  • Comience el día en la Praça do Comércio, una plaza histórica con vistas al río Tajo.
  • A continuación, diríjase al barrio de Chiado para disfrutar de una mañana de compras y cafés en las boutiques y cafeterías locales.
  • Pase la tarde en el barrio de Alfama, el barrio más antiguo de Lisboa, con calles estrechas y sinuosas llenas de vida y música.
  • Termine el día viendo la puesta de sol desde el Mirador de Santa Luzia, con vistas al río y al casco antiguo de Lisboa.

Día 2: Descubriendo Belem y sus alrededores

  • Visite el Monasterio de los Jerónimos, una joya arquitectónica del siglo XVI que es Patrimonio de la Humanidad.
  • Después, diríjase a la Torre de Belém, un impresionante fuerte del siglo XVI situado junto al río.
  • Saboree los famosos pasteles de Belém en la Antigua Confeitaria de Belém, una pastelería que ha estado en funcionamiento desde 1837.
  • Pase la tarde explorando el barrio de Belém y sus alrededores, incluyendo el Monumento a los Descubrimientos y el Museo Nacional de Coches.

Día 3: Descubriendo las playas y la vida nocturna

  • Pase el día en la playa de Cascais, a unos 30 minutos en tren desde Lisboa.
  • A continuación, regrese a Lisboa y diríjase al barrio de Bairro Alto, conocido por su animada vida nocturna y sus bares y restaurantes.
  • No se pierda el espectáculo de fado en una casa de fados local para una auténtica experiencia portuguesa.

¡Disfrute de su viaje a Lisboa!